''La arquitectura a gran escala es un gran complemento para las pequeñas estructuras e instalaciones si son comparadas en un mismo espacio.''

Volver a works
Volver a works
Volver a works
Mostrar más
Mostrar más

Iluminación especial en el Festival Internacional de Cine LGBTIQ

Reflexionar el espacio

 

Para Robert Smithson, los museos eran prisiones culturales donde imponer límites a las obras de arte, justo lo contrario de su idea de site, que se caracterizaba por su falta de límites. Así, este representante del Land Art reclamó la práctica de un arte fuera de las paredes de instituciones y galerías. “La obra de arte no se expone en un lugar: el lugar mismo es la obra de arte”, sentenció Michael Heizer. Bajo estas premisas, obra y contexto son indisociables y carecen de identidad propia por separado.

Colectivo DV (Diana Coanda y Víctor Velasco) ha concebido con Tránsitos un proyecto site-specific, realizado expresamente para el exterior del Centro Niemeyer de Avilés. Se trata de una creación ad-hoc para un fin determinado y el site o entorno en el que se ubica no constituye un mero marco expositivo sino que forma parte indisoluble de la obra. El site-specific interacciona con su contexto.

Tránsitos dialoga con el territorio, la arquitectura y el paisaje buscando la reflexión perceptiva del espectador y explorando su relación con la topografía del entorno local.  A través de una secuencia de puertas, la instalación interactúa tanto con la arquitectura de Oscar Niemeyer como con el paisaje avilesino. Siete de ellas, se emplazan en la zona superior de la pérgola que une el auditorio con la cúpula del Centro Niemeyer. La octava se ubica en el acceso al centro desde el puente de San Sebastián estableciendo una relación directa con el viandante que puede tocarla y rodearla. Por último, la novena puerta se localiza en la ría, de tal manera que quedará parcialmente oculta con la subida de la marea.

El juego de las puertas y sus encuadres demanda la interacción lúdica de un público que participe en la obra transitando por los puntos de vista preferentes señalados en el suelo a tal efecto y pasando a formar parte de la puesta en escena de la instalación. Esta práctica espacial y su consciencia provocan relaciones recíprocas de diferentes tipos entre el espectador y la obra, la obra y el espacio, y el espacio y el espectador.

El objetivo es generar otro discurso en torno al edificio y su contexto. Cuestionar y transgredir la lectura hegemónica de la mirada contemporánea que en nada se detiene motivada por la aceleración de los tiempos hipermodernos.

Las puertas de Tránsitos enmarcan el código genético de Avilés. Su paisaje estético y cultural es desvelado a través un proyecto de cuidada escenografía que invita al espectador a mirar, a viajar hacia su entorno inmediato.

Cada puerta enmarca un paisaje o un elemento arquitectónico objeto de diaria inatención. Cada puerta es una invitación a percibir detenidamente el entorno natural e industrial. Una incitación a analizar un territorio antropizado que es reflejo de la idiosincrasia de la ciudad, espejo de significados y connotaciones histórico-sociales, así como poseedor de una dimensión estética concreta. Se persigue, por tanto, generar una visión contemplativa, no consumidora: reflexionar el espacio, pensar el territorio, leer el paisaje.

Natalia Alonso Arduengo

Gijón, 2016

Crítica de arte - Comisaria - Gestora cultural

Time-lapse del montaje de 'Tránsitos'

Reportaje para el Centro Niemeyer

 2013 by  Colectivo DV  Diana Coandă / Víctor Velasco​   © Abril.2020